Skip to main content

Las baterías de autoconsumo son la opción ideal a tener en cuenta a la hora de instalar un sistema de energía solar. De esta forma, la energía fotovoltaica que no se requiera utilizar puede almacenarse para ser empleada en otro momento.

Gracias a estas, el uso de paneles solares se ha masificado, pues permiten un mayor ahorro en electricidad tras su instalación. De esta manera se puede producir un gran ahorro en la factura de la electricidad. Así como también reducir tus costes energéticos a través del uso de energía solar con baterías.

¿Qué son las baterías de autoconsumo?

Cuando hablamos de baterías de autoconsumo, nos referimos a un sistema de acumulación de energía. Este hace posible el almacenamiento de la energía fotovoltaica producida a través del uso de paneles solares. Gracias a esto, las baterías para placas solares son una excelente alternativa para gestionar el consumo energético en el lugar.

En la mayoría de las instalaciones de placas solares, se genera un exceso de energía por encima de lo que el sistema está diseñado para operar. Este excedente es entregado a la red eléctrica por norma general, o almacenado para su posterior uso.

La segunda opción solo es posible si la instalación fotovoltaica cuenta con baterías de autoconsumo. Además, estas no solo almacenan energía. También ayudan en gran medida a evitar que nuestro sistema se sobrecargue y ocasione daños en los equipos conectados a la red doméstica.

Esto puede suceder especialmente en las horas del día en las que existe mayor incidencia de luz. Adicionalmente, las baterías de autoconsumo facilitan el ahorro en la factura de la electricidad al brindarnos un mayor rango de autonomía.

Tipos de baterías de autoconsumo

Existen diferentes tipos de baterías autoconsumo. Para elegir la mejor opción, es necesario realizar un estudio previo por profesionales en instalaciones fotovoltaicas.

Decidirse entre una u otra dependerá de diferentes factores. Entre ellos está la ubicación geográfica, la incidencia de la luz solar sobre los paneles, la orientación de estos, el consumo energético habitual, entre otros. Para que puedas conocer un poco más sobre este producto, te contamos a continuación los distintos tipos de baterías fotovoltaicas existentes en la actualidad.

1. Baterías monoblock

También llamadas baterías de plomo ácido, son frecuentemente utilizadas en instalaciones más reducidas, como hogares o pequeños negocios. Esto se debe a que su máxima capacidad de almacenamiento está en torno a los 800Ah.

Además, son las baterías más utilizadas, ya que tienen una muy buena relación calidad-precio y requieren un mantenimiento anual.

2. Baterías estacionarias

Estas baterías son idóneas para aquellas instalaciones fotovoltaicas en las que se realiza un consumo energético diario durante largos períodos de tiempo. El motivo de esto es que se mantienen cargadas constantemente y cuentan con una larga vida útil.

Podemos encontrar dos tipologías dentro de las baterías estacionales:

  • Baterías OPzS, que requieren de un mantenimiento periódico, pues deben comprobarse sus niveles de ácido.
  • Baterías OPzV, las cuales no requieren mantenimiento).

3. Baterías de litio

En este caso, las baterías de litio son perfectas para zonas en las que se cuenta con un espacio reducido, como en ciertas viviendas. Así como también en tejados que no pueden soportar demasiado peso, ya que son algo más ligeras que el resto.

Una de sus características es que tienen una velocidad de carga bastante elevada. Además, pueden descargarse casi al 100% sin que la batería sufra ningún tipo de daño. No obstante, precisamente por todas las ventajas con las que cuentan, son las que tienen un precio más elevado.

4. Baterías GEL

Para espacios con poca ventilación, las baterías gel son idóneas. Esto se debe a que están selladas y contienen el electrolito de forma gelificada, por lo que no desprenden gases nocivos. 

Se trata de una batería de gran durabilidad y que, al estar sellada, no requiere prácticamente de ningún mantenimiento periódico.

5. Baterías AGM

Las baterías AGM son perfectas para lugares que suelen tener muchas vibraciones o que puedan sufrir algunos golpes, como ciertos negocios o fábricas. Además, pueden soportar temperaturas de hasta -4 ºC.

Sus siglas en inglés (Absortion Glass Mat) hacen referencia a la tecnología con la que cuentan. Esta permite que las placas de plomo de la batería absorban mucho más rápido y mejor el ácido.

No requieren de mantenimiento gracias a su diseño ya que, a pesar de contar con ácido, este no tiene prácticamente ningún riesgo de derrame. Por este motivo, no habría inconveniente en instalarlas en lugares que necesiten seguridad máxima.

6. Baterías de ciclo profundo

Estas también están pensadas para instalaciones fotovoltaicas de uso diario como las baterías monoblock. No obstante, son algo más grandes y pesadas, teniendo también una mayor vida útil.

Son idóneas en espacios en los que se requieran numerosas descargas continuas y potentes, sin reducir su vida útil.

Ventajas de instalar baterías de autoconsumo

A continuación, te mencionamos algunas de las principales ventajas de instalar baterías de autoconsumo. Existen numerosos beneficios que puedes llegar a disfrutar al hacer uso del autoconsumo solar. 

1. Independencia de la red comercial

Al anochecer o en días con poca luz solar, este tipo de baterías pueden llegar a ser una de las mejores opciones. Esto se debe a que podremos no depender de la red eléctrica de pago. Esto se debe a que, en estas ocasiones, podemos emplear parte de la energía almacenada, brindando electricidad a nuestros equipos de forma totalmente autónoma.

2. Mayor eficiencia

Las baterías de autoconsumo permiten optimizar el aprovechamiento de la energía fotovoltaica. De esta forma, puedes almacenar la energía producida hasta cargarlas totalmente, haciendo que el sobrante puedas volcarlo a la red eléctrica, recibiendo compensaciones económicas por ello.

3. Ahorro en la factura de la electricidad

Al combinar el uso de baterías de autoconsumo con paneles solares, te será posible ahorrar hasta un 80% en comparación a lo que usualmente pagarías en tu factura eléctrica.

4. Reducir la huella de carbono

Si te unes al autoconsumo solar, podrás reducir de manera significativa la emisión a la atmósfera de gases de efecto invernadero. Especialmente la generación de monóxido de carbono, producido por las termoeléctricas cuando éstas queman combustibles fósiles.

¿Las baterías de autoconsumo son una buena inversión?

Al momento de planificar la instalación de paneles solares, se suele tratar de una inversión a mediano o largo plazo. Desarrollar un proyecto de autogestión energética puede parecer costoso, sin embargo, tu inversión se irá amortizando progresivamente con el paso del tiempo.

En el caso particular de las baterías, estas tienen un coste que puede oscilar entre los 500 y los 10.000 euros. El coste específico dependerá de su capacidad y calidad. No obstante, el ahorro que se consigue gracias a la acumulación de energía a través de ellas, es bastante significativo.

¿Te estás planteando añadir baterías de autoconsumo fotovoltaico a tu instalación de paneles solares ¡Escríbenos y resolvemos todas tus dudas!

Abrir chat